Fortalece tu sistema inmunológico

La mejor manera de proteger tu salud es mejorando tus defensas

La madre naturaleza es perfecta y nos ha dado un ejército natural que vive en nuestro cuerpo listo para luchar en cualquier momento contra cuerpos invasores.

No solo defiende nuestro cuerpo del ataque de microorganismos, sino que también limpia las células que han sido dañadas o enfermas.

En pocas palabras, nos mantiene saludables.

Existen dos tipos de inmunidad, la no específica que se encarga de atacar a todas y cada una de las sustancias o microorganismos extraños que el cuerpo percibe como invasores y la inmunidad específica, que es una forma más compleja de defensa que involucra

a los linfocitos B y T.

Las células B producen los anticuerpos que identifican el microorganismo y las células T atacan y matan directamente al invasor.

Debe haber un equilibrio entre los microorganismos y el sistema inmunológico

para una buena salud.

 

APROXIMADAMENTE EL 95% DE LAS INFECCIONES SE ORIGINAN EN ÁREAS MUCOSAS:

OJOS, ÁREAS NASALES Y BOCA

Por eso es tan importante no tocarnos la cara ni frotarnos los ojos.

No obstante, nuestro cuerpo sabe más y estas áreas están protegidas por anticuerpos naturales llamados inmunoglobina IGA tipo A que neutralizan los virus tan pronto como ingresan a nuestro cuerpo.

Todas las demás entradas principales, como las amígdalas, el intestino, el hígado, los pulmones, etc., tienen macrófagos (células que atrapan y se tragan) y eliminan la materia no deseada.

La infección ocurre cuando bacterias, virus u otros microorganismos ingresan a nuestro cuerpo y comienzan a multiplicarse causando que el cuerpo reaccione.

Y la propagación de una infección ocurre cuando la infección se transmite de una persona infectada a otra persona o a través de otras fuentes de contacto, como superficies infectadas, etc.

Veamos cómo funciona el cuerpo y qué podemos hacer para mantenernos saludables y minimizar el riesgo de infección.

El cuerpo tiene barreras protectoras:

LA PIEL

LAS MUCOSAS

LA CERA DE LOS OIDOS

EL ÁCIDO DEL ESTÓMAGO

ES POR ESO QUE CUANDO ESTAMOS EN RIESGO, NUESTRO CUERPO REACCIONA TOSIENDO, ESTORNUDANDO, VOMITANDO, DIARREA ETC.

Lo que debilita nuestro sistema inmunológico:

De la misma manera que podemos fortalecer el sistema inmunológico, existen prácticas y hábitos de estilo de vida que pueden debilitarlo.

Estos son algunos de los más perjudiciales que debemos evitar tanto como sea posible:

  • Azúcar
  • Alcohol
  • Fumar
  • Emociones suprimidas
  • Toxinas
  • Mala Nutrición
  • Malos hábitos de sueño
  • Ejercicio excesivo
  • Alimentos procesados
  • Estrés

 

BUENAS PRÁCTICAS PARA MEJORAR EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Practicando buenos hábitos puede marcar la diferencia entre enfermarse o mantenerse saludable.

Entonces, ¿qué hace feliz a nuestro sistema inmunológico ?

  • Una buena risa
  • Reducción de estrés
  • Ejercicio en forma equilibrada
  • Llorando para liberar emociones
  • Tener una buena calidad de sueño de 7 a 8 horas.
  • Seguir una buena dieta nutricional
  • Evitar una sobrecarga de toxinas
  • Buena hidratación
  • Consumir prebióticos (alimentos ricos en fibra que alimentan nuestras bacterias buenas)
  • Tomar probióticos si necesita equilibrar la flora intestinal.
  • Tomar suplementos a base de alimentos cuando sea necesario
  • Comer nuestra última comida al menos 3 horas antes de irnos a la cama, de esa manera apoyamos a nuestro cuerpo para que use toda su energía para repararse a sí mismo en lugar de usarlo para digerir los alimentos.

 

ALIMENTOS QUE FORTALECEN NUESTRO SISTEMA INMUNOLÓGICO

  • COL RIZADA
  • ESPINACAS
  • BRÓCOLI
  • LAS BAYAS – ARÁNDANOS, FRESAS, FRAMBUESAS
  • EL MELÓN
  • EL KIWI
  • El PIMENTÓN DULCE
  • ESPIRULINA
  • CLORELLA> aumenta el nivel de anticuerpos naturales
  • HONGOS

 

OTROS CONSEJOS PRÁCTICOS QUE NOS AYUDAN A PREVENIR INFECCIONES:

  • Lavarse las manos regularmente
  • Quitarnos los zapatos cuando lleguemos a la casa
  • Lavado de frutas y verduras (Una mezcla de agua y vinagre o agua y bicarbonato de sodio es fácil y efectivo)
  • Cambiar tu funda de almohada regularmente
  • Cambiar a productos de belleza y cuidado de la piel más saludables

 

Al apoyar nuestro sistema inmunológico, estamos protegiendo nuestro cuerpo y manteniendo el funcionamiento adecuado de todos los sistemas.

Además, no olvidemos que las emociones y el estrés tienen una poderosa influencia en nuestra inmunidad, por lo que mantener una buena salud mental es crucial para mantenerse fuerte y saludable.

 

Hasta la próxima vez,

Dora Salazar

 

Referencias

Profundamente holístico Una guía para el autocuidado intuitivo / Autor Pip Waller

Cómo no morir / Autor Michael Greger, MD., FACLM